Conecta con Awesomething

Trending

Una culpabilidad colosal | Crítica de Shadow of the Colossus

Publicado

on

A lo largo de nuestra vida hemos conocido, o conoceremos, múltiples obras artísticas. De forma consciente hemos podido valorarlas, apreciar cómo se han realizado y reconocer los méritos que esconden tras de sí. Llega un momento en que puedes pensar que has conocido auténticas obras maestras y que pocas más te llegarán a sorprender. Pues Shadow of the Colossus es uno de esos videojuegos que tienen una capacidad innata para sorprender al jugador, para conectar con su más profundo instinto básico. Sabe hurgar en tus emociones, sabe rasgar tú corazón de una manera distinta a otros tantos videojuegos.

¿Cómo lo consigue? A través de la culpa. La culpabilidad es uno de los sentimientos más humanos que existen. De una u otra forma, hemos podido sentir esta emoción por las acciones que hayamos ejecutado en una determinada situación. Shadow of the Colossus sabe jugar con esta emoción primaria. Fumito Ueda nos hace no sólo cómplices de su ingeniosa historia, sino que hace que ocupemos un protagonismo que, por muy contradictorio que pueda llegar a sonar, cuesta asumir.

Gracias a este remake, cada combate es aún más inmersivo en comparación a la obra original de 2005

La historia nos sitúa en mitad de unas tierras malditas con una premisa muy sencilla: salvar a una joven. Su salvación dependerá de nuestras acciones y de saber hasta qué punto estamos comprometidos con la causa. Se sirve de una estructura narrativa clásica como es la del viaje del héroe. Una cruzada en la que un protagonista debe superar una serie de retos para aprender y, sobre todo, para conseguir un objetivo final (físico o simbólico). En este videojuego, el concepto que habréis visto en decenas de obras se contamina hasta la médula. En Shadow of the Colossus no contamos con un héroe común, fuerte, valiente y, lo más importante, identificable. Nuestro objetivo pasa a través de asesinar a 16 colosos, criaturas míticas que, a diferencia de otros juegos como The Legend of Zelda, no son como tal un adversario malvado al que debamos derrotar. Sino que son seres salvajes que en ningún momento ejercen un papel antagonista. No somos un superhéroe derrotando a un villano que quiere hacerse con el control de una ciudad, ni una heroína que quiere contrarrestar los planes de su malvada némesis. No, somos un niño sin nada que perder que tratará de justificar sus acciones con la idea de que el fin justifica los medios.

Con cada coloso que derrotamos, la sensación de culpa inunda nuestro cuerpo. Así el videojuego lo refleja y así nos sentimos de forma paralela. La convergencia de sentimientos entre lo que se muestra y lo que vive el jugador es la principal virtud de este título. Somos tan inocentes como su héroe, y somos igual de culpables tras ejecutar a cada coloso. A partir de la primera ejecución empieza a brotar en nosotros un sentimiento de duda, de empatía hacia lo que hemos hecho. Nos contaminamos de una culpa que en Wander se traduce en oscuridad. Con cada nuevo coloso derrotado, la sensación crece y la tortura cada vez se hace más severa. Aún con criaturas más agresivas que otras, somos nosotros los seres hostiles que van a un mundo salvaje y virgen.

El mundo en el que nos movemos forma un triángulo simbótico con Agro y Wander

El mundo de Shadow of the Colossus es uno de los más hermosos que he visto en años. No lo es por una serie de elementos que integran su mapeado, ni por misiones secundarias que superan a la trama principal, ni tampoco por una serie de coleccionables que debamos conseguir para subir de nivel como últimamente nos tiene acostumbrados la industria. No, en este videojuego el mapa es un elemento narrativo en sí mismo que nos sirve para afianzar nuestro vínculo con Agro, nuestra gran yegua. Y también nos sitúa en una variedad de ecosistemas en los que en todo momento somos nosotros los intrusos, los extraños, los usurpadores de una naturaleza que ha permanecido libre de peligro. Es irónico, a la vez que reconfortante, que su mundo impacte y se quede más en nuestra memoria que la mayoría de sandbox que hay en la actualidad. Aún siendo un videojuego de 2005, la recreación de su mundo es un auténtico logro y en este remake de 2018 lo que era un triunfo se eleva aún más, ofreciendo un entorno más vivo y realista.

Como he comentado antes, la premisa de este videojuego es acabar con un número de colosos. Una proposición sencilla de entender pero difícil de realizar. Lo interesante de ellos es que son criaturas tremendamente orgánicas, con una personalidad propia y que hace que nuestro objetivo se complique (no tanto por la dificultad que ejercen sino por la voluntad que tienen). Terminaremos enfrentándonos a bestias que lo único que quieren es vivir en paz y que se defenderán por pura supervivencia. Con cada uno de ellos viviremos auténticos combates dignos de enmarcar y de recordar con el paso de los años; pues no se les vence a través de la fuerza, sino a través de nuestra astucia e ingenio. Les conocemos poco a poco, vamos sabiendo de ellos conforme combatimos y eso termina generando una empatía sin precedentes.

El plantel de colosos desprende una gran diversidad artística como imaginativa

La jugabilidad de este título es torpe, no es fácil de usar. Pero, a diferencia de títulos que cuentan con un apartado jugable tedioso y que hace que terminemos abandonándolo a la intemperie, en este juego hay una justificación. Lo que consigue con su torpeza es una mayor inversión (y no al revés). Es el único título que he conocido que se sirve de esta contradicción para generar una inmersión mayor que sea acorde a la aventura que se vive.

El apartado sonoro de Shadow of the Colossus es sencillamente ejemplar. Con pistas tan increíbles como Prologue, Revived Power o Prayer, entre otras tantas, Kow Otani termina de recrear un mundo tan bello como inhóspito. El uso del silencio es un gran protagonista en la narrativa. Sabe cuándo debe desaparecer para dar paso a melodías que terminarán siendo inolvidables. Sin esta dualidad de aparición-desaparición de la música, la experiencia hubiese sido menos intimista de lo que ya es. El silencio forma parte del mundo en el que nos movemos. No hay necesidad de perpetuar aún más un ecosistema que, de por sí, ya lo estamos contaminando con nuestra presencia y con nuestra acciones.

Como conclusión final de esta crítica a Shadow of the Colossus, me gustaría remitir unas palabras acerca de lo que ha significado para mí como jugador. No tuve la ocasión de jugarlo ni en 2005 cuando fue estrenado originalmente para Playstation 2, ni para Playstation 3 en 2011 junto a ICO. Apenas había podido probarlo y no me empapé de la experiencia que es capaz de brindar. Con este remake de 2018 he terminado enamorándome del que es considerado para muchos “un clásico entre los clásicos”. Un videojuego que es atemporal, que trasciende el tiempo y cuyas sensaciones son difícilmente repetibles. Es el único juego que me ha hecho sentir una verdadera culpabilidad con mis acciones, que reflexionase sobre lo que estaba haciendo. Las obras de Fumito Ueda tienen ese don, esa capacidad de dejar en nosotros una huella que nos invitará a recapacitar una vez hayamos terminado su aventura.  Me pasó con The Last Guardian y también  me ha terminado ocurriendo con este título. En uno terminé con unos ojos tristes y lacrimosos, y en este he acabado con una sensación de vacío enorme. Pero lo que es innegable es que lo que consigue Ueda es dejarte atónito ante la belleza que es capaz de recrear. Dejarte sin respiración ante un despliegue de emociones que son independientes al paso del tiempo.

Nota final: 9’5

Trending

Estrenos de Amazon Prime Video en junio de 2020

Publicado

on

Amazon Prime Video también viene cargadito este mes de junio de 2020 con un porrón de pelis, series y documentales a los que clavarle el diente.

En cuanto a series, a partir del 1 de junio tendrás disponibles las 6 temporadas de Perdidos, una de las más míticas de la pequeña pantalla.

El día 5, se estrena El Presidente, sobre el famoso FIFA Gate de 2015, que narra las peripecias un tanto corruptas del presidente de un equipo de fútbol chileno.

Películas de estreno en Prime Video en junio de 2020

Y si sigues con más ganas de fútbol, en Futbolistas por el Mundo podrás conocer cómo viven algunos de nuestros internacionales en otros rincones del planeta.

Para pelis, el 9 de junio podrás ver Ocean’s 8 y el 12 de junio prepárate para la conspiración con The Vast of Night. Y si a ti tampoco te mola la Navidad, el 22 de junio te puedes sentir identificado con El Grinch.

Seguir leyendo

Trending

SpaceX llega a la Estación Espacial Internacional

Publicado

on

A la segunda fue la vencida: la nave SpaceX Crew Dragon llegó con éxito a la Estación Espacial Internacional después de un viaje de 19 horas.

Hitos: es la primera vez que una empresa privada (propiedad de Elon Musk) envía astronautas al espacio. Además, la nave es recuperable y reutilizable, y se acopló automáticamente a la EEI (sin intervención humana.

¿Cuánto ha costado enviar la SpaceX Crew Dragon al espacio?

El coste del envío de la nave SpaceX Crew Dragon a la Estación Espacial Internacional se estima en 110 millones de dólares, a razón de 55 millones por astronauta. Contrasta con los 90 millones por astronauta de una Soyuz rusa, lo que reduce significativamente el coste de la operación.

Los dos astronautas pasarán un par de meses en el espacio. Después, se montarán de nuevo en la Crew Dragon y volverán a la Tierra como el que coge un avión para pasar el finde en Lisboa. 

Seguir leyendo

Música

El mensaje de los Jonas Brother a sus fans

Publicado

on

Después de visitar 12 países con su gira de regreso, los Jonas dejan un mensaje a su fandom

«Esta gira significó el mundo para nosotros y poder verlos todas las noches ha sido increíble. Gracias a nuestra increíble banda, gracias a la tripulación de la gira más trabajadora que existe, y finalmente gracias a los mejores fans del mundo. Los amamos.«

Sus fans les respondes

Seguir leyendo

LO MÁS VISTO

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad